search
menu

Cerrando los ojos (Concurso El Tintero de Oro)

11 febrero 2021

«El amor tiene algo de locura», leí una vez en un graffiti, en las calles de mi barrio. Claro que eran épocas mejores que ahora, que lo único que se lee en las paredes son las alabanzas a nuestro líder y lo más parecido que puedo llegar a encontrar es una declaración de amor, sí, pero hacia el pollo frito de cierto restaurante que sobrevivió al colapso. No estoy quejándome, por supuesto. Que viva el líder. 

Tampoco crea que estoy juzgando a aquellos que se casan con sus platos de frituras o que se van de viaje en busca de la empanada perfecta. Respeto al que sea capaz de besar aquello que luego va a devorarse. Y todos tenemos derecho a soñar, por más que la perfección no exista.

Como decía, locura y amor. Sí, señor. Resulta que mi esposo no termina de irse de casa, el pobre no puede asimilar lo que ha ocurrido en estos últimos meses conmigo. ¿Sabe lo que es que la venda se caiga de pronto y una vea la luz por fin? ¡El verdadero amor de mi vida estuvo conmigo todo el tiempo, a mis espaldas!

Ya he pedido el divorcio, no se preocupe. No pienso manchar el buen nombre de mi sector de viviendas con una relación de adulterio. Sería demasiado deshonor para las seis cabezas de nuestro excelentísimo líder. Alabado sea. Y disculpe que no me levanto para hacer el cuatro alzando mi pierna derecha como corresponde, pero soy una seguidora devota del Partido de todas maneras. Continuemos con lo mío.


Mi esposo se niega a aceptar la nueva situación. Insiste en que esto es una fase, el muy irrespetuoso. Pensar que he descubierto que mi amor real había estado allí desde siempre me eriza la piel, mire. ¡Tal vez nací amando así! Aquella sensación de protección, esa confianza de que siempre estaría ahí para mí, ese confort al sostenerme cada vez que caigo sobre ella… es pura perfección en setenta y cinco centímetros de superficie. Ni tan blanda como para perderme en ella, ni tan dura que me cause dolor. Cuánto la busqué. Cuántas otras intentaron hacer lo que ella, sin lograrlo. De verdad, en los años que llevamos juntas, he vivido los mejores sueños. 

Por esto voy a pedir la licencia matrimonial por segunda vez, excelentísimo juez. Concédame la felicidad completa. Necesito que me deje casarme con ella. Es mucho más que una almohada. Es la definición del amor para mí y quiero que todos lo sepan.

***
Relato de 417 palabras, escrito para la Edición XXV del Concurso El Tintero de Oro de febrero
Qué felicidad poder participar, en especial con el humor, que es de mis géneros favoritos.
Esta historia viene inspirada en mi actual búsqueda de una buena almohada. El día que encuentre la correcta, me caso con ésta. Además, basado también en la historia del surcoreano que se casó con una almohada que tenía el diseño de su personaje animado favorito. También me casaría con mi actual colchón, pero ya es una historia que puedo dejar para un próximo relato.
Espero que lo hayan disfrutado y que tengan un buen San Valentín, a los que les interesa esta fiesta y a los que no les afecta también.  

54 comentarios:

  1. Gracias, Cyn, por participar con este relato en la XXV Edición del concurso, dedicada a Tom Sharpe y su novela Wilt. Un abrazo y suerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias David! Ya con el solo hecho de participar estoy muy contenta. Voy a leer a los demás participantes, debe haber historias muy divertidas seguro. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Toda una salida sorpresiva, efectivamente humorística.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Cyn. Un relato con trampita
    Lamentablemente, hoy por hoy, caen demasiadas vendas de los ojos; para volver a equivocarse, tal vez. En fin, que en este caso, algo tan inanimado como una almohada ha servido para iluminar la vida de algún alma perdida.
    Buen relato que sugiere problemáticas tan poco consistentes. De esas cosas que nos mueven a una risa sarcástica, de incomprensión. Muy buena escritura. Buen manejp del lenguaje.Suerte.

    ResponderEliminar
  4. Hola, muy buen relato, sin duda a veces las cosas nos dan mas satisfacción que algunas personas (uy, eso sonó medio raro). Pero bueno, tú me entiendes. Espero encuentres la almohada perfecta. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Mejor una almohada que algo ausente de a tu lado. Buen relato. Suerte en el tintero de Oro. Saludos cordiales desde Venezuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, mi primer comentario de un lector de Venezuela ♥ Muchas gracias por pasar. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola, Cyn. He acelerado mi lectura ansioso por descubrir qué o quién era el objeto de deseo. Especulaba mentalmente con un animal, una alfombra... y resultó la almohada, ¡cómo no!, la mejor confidente, quien vela nuestros sueños y aconseja en los problemas. En muchas ocasiones también se convierte en destinatario de nuestros desahogos (de todo tipo). Así que genial relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, por eso a veces decimos "consultar con la almohada" las decisiones importantes. Gracias por pasar.

      Eliminar
  7. Un final sorprendente, con tantas cabezas:-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola, Cyn. También a mí me ha sorprendido mucho ese final. Logras despistar al lector durante todo el relato. Buena historia. Original y muy bien escrita.

    ResponderEliminar
  9. Si lo piensas bien es cierto es un objeto que desde nuestra primeros dias esta con nosotros y que mejor que ella para jurar lealtad .,.muy ingenioso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, algo así como el primer amor de todos. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  10. Ya lo creo Cyn. La almohada viene a ser en muchos casos la mejor de las compañeras para los humanos. Muchos consultan con ella todass sus cuitas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, a veces es la mejor consejera. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Cuánta razón, Cyn. La almohada es la compañera de los sueños y quién mejor que ella para comprenderlos. Muy original, me gusta mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Cyn. Pues me he quedado con las ganas de conocer su nombre, o al menos saber de qué está hecha. Me has atrapado desde el principio con la carencia de información, y descolocado un poco con las pinceladas referente al líder que también aportan su humor. Me ha gustado tu relato, me ha parecido divertido y bueno.

    Un abrazo y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen punto. Gracias por tus comentarios, voy a pensar en eso para una próxima participación. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Me has hecho reír. Tiene mucha gracia ese final y todo el tono de la historia. Objetivo conseguido. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que te haya sacado una sonrisa. Un abrazo.

      Eliminar
  14. Jajaja, la protagonista tiene razón,... es la pareja perfecta,... se amolda a ti, es cálida y amorosa y permanece fiel durante toda la vida,... jajaja Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, jajaj. Estamos de acuerdo, porque también pienso lo mismo. Gracias por pasar y comentar. Un abrazo.

      Eliminar
  15. Cuando he leído lo de "en busca de la empanada perfecta" mi mente automáticamente se ha ido al Camino de SAntiago. Hay que ver los saltos que se pega nuestra mente ante una frase ingeniosa. Nunca es tarde para descubrir el amor verdadero, por muy almohadón que sea.
    Gracioso final Cyn. ¡Mucha suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, yo lo pensé como un capítulo de los Simpsons, en el que Homero hace un viaje en busca de la costillita perfecta. Gracias por pasar a leer y comentar ♥

      Eliminar
  16. ¡Ay Cyn! Por un momento llegué a pensar que se había enamorado del propio marido, y que quería divorciarse de él para empezar desde cero... pero no, el objeto de su amor lo tenía justo debajo de su cabeza, testigo de sus sueños.

    ResponderEliminar

  17. Me gusta la estructura de tu relato, Cyn, ya que consigues mantener, en todo momento, la expectación en el lector, muy divertido el uso de la almohada, perfumada de magníficos tintes humorísticos.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que hayas disfrutado la lectura. Un beso enorme

      Eliminar
  18. Supiste mantener la intriga hasta el final, jugando con un narrador un tanto engañoso que sabe llevar al lector por donde quiere para dejarle sin argumentos cuando comprende que se trata de una petición de divorcio un tanto surrealista, pero desde luego muy ingeniosa y que pone de manifiesto la ironía con la que criticas muchas de estas relaciones matrimoniales donde hay de todo, menos amor.
    Me gustó mucho la idea y cómo lo has escrito.
    Un abrazo, Cyn.

    ResponderEliminar
  19. Hola Cyn, en un mundo en apariencia distópico, las relaciones se vuelven extrañas, el amor recién descubierto por la protagonista, sirve bien al propósito humorístico, lo he leído deseando encontrar una pista para averiguar quien era su nuevo amor, porque dejaba atrás a su marido, saltando de una nota de humor a otra, y llegar al final ha sido un placer, un gran relato, me encantó, un abrazo, y suerte con el reto.

    ResponderEliminar
  20. Cada uno ha de seguir y sentir lo que les nace. Un relato ameno y divertido. Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Hola, Cyn. Soy Beri. Sorprendente y original relato. No me esperaba para nada que la protagonista hubiese sentido el flechazo con su almohada. De hecho, han pasado por mi mente todo tipo de opciones, incluso he llegado a pensar que se había enamorado de un alienígena con un aspecto muy raro (jeje). Un abrazo!

    ResponderEliminar
  22. Hola Cyn. ¿Cómo puede sustituir un hombre, o mujer, a una buena almohada? ¿Quién puede dar tanto por tan poco? Larga vida al líder.
    Un relato fresco, surrealista y divertido. Te deseo lo mejor en el concurso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Hola, Cyn.
    Por lo menos sabe que esa almohada no va a fallarle, como mucho se le quedará blanducha del uso, ;) Ingenioso y original relato.
    Suerte, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Hola Cyn mientras leía tu relato no me imaginaba ese final tan sorprendente, casarse con la almohada es algo insólito, seguro que ella la escucha más que el marido así que no es de extrañar esa decisión.
    Divertido tu relato
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
  25. Vaya, Cyn, de todas las cosas que suponía en ningún momento me llegué a imaginar de qué se podía tratar, realmente original y sorprendente. Muy bien llevado ese juego de a escondidas para que el final llegue a ser todo lo retorcido posible.
    Me gustó mucho.
    Un abrazo y mucha suerte.

    ResponderEliminar
  26. 75 centímetros, son muchos centímetros... Tanto madrugar para desayunar juntos, con lo bien que se está en ella... Muy bueno.

    ResponderEliminar
  27. Hola, Cyn. Que razón tiene tu protagonista, en invierno te puedes abrazar a ella y no protesta lo más mínimo, pero es que en verano la das la vuelta para que esté más fresca y lo mismo aunque se lo hagas cada media hora. Eso vale mucho y no tiene precio a la hora de dormir para descansar en paz.
    Saludos y suerte 🖐

    ResponderEliminar
  28. Hola Cyn
    No me esperaba ese final, yo también pensaba en alguna mascota.
    Un placer leerte
    Saludos y abrazos

    ResponderEliminar
  29. Hola Cyn, qué bueno, ese monólogo (al fin y al cabo el juez no dice ni pum) justificando su amor a esa otra persona del mismo sexo, la incomprensión de su marido, su posición en el trabajo, en el partido. Todo se ve truncado cuando es amor entre dos mujeres. Tienes detalles divertidos. Un abrazo, feliz miércoles.

    ResponderEliminar
  30. Por la televisión dieron la extravagante noticias de que una chica se había casado con un avión. Una locura como otra, pero a la que no encontré ventaja alguna. En este caso, en cambio, sí veo una clara utilidad. Si hay que vivir mucho tiempo con alguien, o con algo, que sea lo más adaptable a uno, ja,ja,ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Otra gran sorpresa sobre el final! Esta vez es un poco más surrealista... o del teatro del absurdo.
    Mientras leía el final recordé la canción de "Suéter" esa de "casémonos vía Mexico"

    Abrazos, Cyn!

    ResponderEliminar

Posts siguientes Posts anteriores Volver al inicio