El misterioso caso de An (o "Hay un dios en mi reality show")

por - octubre 15, 2020

Suena música pop de fondo, mientras las letras en pantalla nos dicen que estamos viendo «C Channel» en tonos de rosa y violeta. La corta introducción nos lleva a una joven hipermaquillada y de sonrisa blanca como tableta de chicles de los años 90, quien nos saluda llamándonos chimenteros y nos dice que activemos una especie de campana.

—Hoy hablaremos del misterio de la desaparición del ganador del reality show musical Produce10000 —dice, mirando fijamente al espectador, sin dejar de sonreír—. Todo comenzó en el episodio del gran final. Cuando el último juez, el enmascarado cabeza de perro negro, dio su veredicto con una balanza enorme en la que midió una pluma contra lo que parecía un órgano humano, en particular, un corazón. Así es, mis chimenteros, mientras los concursantes esperaban tras bambalinas, el juez más extraño y popular de esta temporada, An Ubis, nos sorprendió con su método para decidir quién ganaría su debut musical bajo la discográfica Hathor.

En pantalla, aparecen imágenes de los integrantes del jurado en el reality televisivo sentados a la mesa alargada y transparente del set. Todos cantantes conocidos o productores musicales, excepto el del extremo izquierdo. Se trata de un sujeto alto, de piel oscura y de músculos bien marcados, solo vestido con un taparrabos y cubierto por una especie de protección metálica en hombros y brazos, además del casco en forma de perro negro (algunos de los comentarios dirán luego que se parece más a un chacal).

—El problema es que nunca se dio el resultado oficial —nos explica la chica—, ya que ambos finalistas desaparecieron. Esa madrugada, el staff encontró a uno de ellos, Gaggy Yankee, en un callejón envuelto en vendas y sin este mismo órgano vital en el pecho. Se rumorea que la otra finalista, WhitePink, quien continúa desaparecida hasta el momento en que grabo este video, fue la verdadera ganadora, ya que la pluma fue más pesada en su caso que en el del supuesto corazón de Yankee. La policía está buscando a An, mientras los comentarios en Ositter asocian a este criminal con alguna secta religiosa o, incluso, con la existencia de algún dios antiguo.

Sea cual sea el caso, no dejen de estar atentos a mis notificaciones, seguiré dándoles novedades sobre este y más chismes de esta comuni… —Mientras ella habla, quien observa pierde la paciencia y arroja una balanza contra la pantalla del ordenador, destrozándolo e interrumpiendo la reproducción.

 

***

Relato escrito para el Reto Juevero "Hay un dios en mi sandwich" propuesto por Roxana del blog Soñando uno de tus sueños. Me atrajo muchísimo la idea, en la que había que poner a algún dios en una situación fuera de lo común para su mitología. Siempre me llamó la atención el juicio de Osiris, con la balanza en la que Anubis pesa el corazón del difunto contra una pluma de la diosa Maat, de la verdad y la justicia. Creo que la fauna de personajes de cualquier farándula hoy en día podría permitir que algún personaje sobrenatural se colara e hiciera una de las suyas.

Me pasé un poco en la cuenta de palabras, espero que haya valido la pena. De a poco voy regresando a mis relatos.

También puede interesarte:

13 comentarios

  1. Y es que la vida es un verdadero show, en el que, hasta los dioses, se han visto envueltos.

    Muy buena aportación, Cyn.
    Un placer leerte.

    Abrazos, y feliz día 😘

    ResponderEliminar
  2. Me gustó lo que planteaste.
    Los participantes no sabían que se jugaban la vida, sino ganaban. Así que era una cuestión de vida, también éxito, o de muerte.
    Muy bien planteado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. No es para menos,... todo reality que se precie debe terminar con un juicio justo,... y Anubis en es impecable ;)
    Muy imaginativo tu relato!

    ResponderEliminar
  4. Pues ese juicio final lo has recreado de una manera bien original. Me ha gustado mucho

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Cyn! Jo, desde luego que tu relato es toda una metáfora de estos tiempos en los que parece que por un minuto de fama somos capaces de vender no solo nuestra alma, cuya pérdida al menos no impide que sigamos viviendo, sino nuestros órganos. Me gustó mucho también cómo explicas el proceso de creación a partir de la semilla del juicio de Anubis. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. Hola creo que es la primera vez que te leo, y vaya me ha dejado fascinada, un relato muy ameno y muy movido donde hay de todo. Como debe ser, el show que nunca falte. Un saludo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  7. Buenísimo, me encantan estos delirios donde se mezcla todo, hasta dioses juguetones.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola CyN, te leo poe primera vez y puedo decirte que me divertí con tu reality show. Muy gracioso que dioses egipcios se aoarecieran pir ahí haciendo de las suya. El texo con una barrativa ágil fue para mi muy ameno de leer y se me hizo corto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Perdona los errores de tipeo desde mi teléfono celular. Aprovecho para, desearte felicidsdes con este blog. Veo que lo abriste hace 5 años. Yo llevo ya 12. Larga vida al tuyo.

    Otro abrazo

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno. Ideal y actual aporte a este reto tan propicio para el delirio imaginativo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Qué imaginativo tu relato, me ha gustado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. qué post mas currado. con un dibujo hecho exprofeso y todo. me ha encantado el texto con esa imagen entre futurista e hipercoloridaestramboticamentejaponesa de la presentadora, que es en definitiva la narradora de la historia. los concursantes no saben lo que se estan jugando, cuando los dioses, que por tan poca cosa nos tienen, son los jueces. de aqui en adelante se lo pensaran mejor.
    gracias por referenciar abajo la historia de osiris y anubis sin la cual habriamos tenido que ir a buscarla, o solo comprebder a medias el relato
    saludosss

    ResponderEliminar
  13. Que mejor juez para dictar una sentencia final... Me encanta todo lo relacionado con Egipto, y me has llevado hasta el de una forma moderna! Un relato genial!
    Te sigo!

    ResponderEliminar