La mujer maní

por - octubre 09, 2020

Siempre digo que será el último, luego vuelvo a meter la mano en la bolsa; no sé de qué me sorprendo. Pero hoy no he tenido límites. El paquete de maní salado que consiguió el abuelo en oferta en el mercado parecía interminable. Como para acompañar mil cervezas, así de grande. ¿En qué momento mi hambre y el terror de esta maldita película me han hecho perder la cuenta? ¿Cómo me he comido diez kilos de maní en una noche? ¿Egrhhhl?


***

Las  palabras del reto de octubre: Último, hoy, abuelo.

Microcosa escrita para el reto Cinco líneas de Octubre de Adella Brac. Basado más o menos en un evento real (de cuando me comí una bolsa de maní sin darme cuenta y en casa se enojaron porque no les dejé nada, luego me convertí en maní gigante).
Sí, lo sé, creo que esto es de lo peorcito que he traído al blog en años, pero mi cerebro está tan agotado que al menos quería rebelarme y hacer algo. Aunque parezca la decadencia total, para mí el haber escrito un poco de nuevo es una victoria. (Blogger, por favor, traeme un modo oscuro, mis ojos te lo ruegan).

Y bueno, espero que haya gente sintiéndose identificada y nada enojada de haber perdido el tiempo leyendo esto. Me voy a visitar a los blogs amigos, que me dan vida nueva. Necesito un respiro de esta rutina. 

También puede interesarte:

13 comentarios

  1. Una recomendación para no echar a saco royo. Gracias por compartir

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Cierto, jaja. Y ella estaba muy distraída. Gracias por pasar y comentar.

      Eliminar
  3. Nunca comi maní, pero debe estar rico para comer tanto en una noche jajaj. Y nada de qué es lo peor que has escrito ainsss, mujer de poca fe. Un beso y cuidate mucho . besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, gracias. Ando en un momento bastante malo en cuanto a ideas para escribir, así que lo que sea que pueda salir lo voy a publicar, no quiero seguir ausente. Gracias por pasar.

      Eliminar
  4. Hola,
    Me ha gustado, tu inspiración, Cyn.
    ¿Cómo decir tanto con tan pocas palabras? Es estupendo!
    Sorprenderte con el final más alucinante y rebozado de mani.


    ResponderEliminar
  5. La creatividad es esquiva,... pero al final no te fue tan mal... ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según el momento, es verdad. Muchas gracias por pasar a leer y dejar comentario ;D

      Eliminar
  6. Y...El mani tiene proteínas jajaja..Muy bueno y diferente.
    Pero creo con diez kilos irías camino al hospital😄

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola, Cyn! Sinceramente no me parece en absoluto un mal micro. Muy al contrario, con esa hambre compulsiva y la pelí de terror inspiras una sensación de ansiedad grande y, dejas al lector en ascuas, expectante por lo que está a punto de suceder. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. Sos la genia de las cinco líneas.
    Yo podría intentar bajar esa bolsa de maní, pero necesito sí o sí la birra.
    Los que son adictivos son los maní japoneses. Ahí si que me sacás la bolsa solo entre cuatro patovas

    Abrazos!

    ResponderEliminar