El felino y la luna

por - junio 14, 2020

Esto que voy a contarles es un secreto que llevo desde hace milenios. Como mi memoria empieza a llenarse de cosas y un par de veces he confundido un personaje histórico con otro, voy a dejar las historias más importantes anotadas. En rollos de papel, dentro de este frasco enorme.

Los dejo leer, si gustan, pero no pueden llevarse nada de aquí. Lo sabré de inmediato. Sin embargo, pueden contárselo a otros. Eso no va en contra de las reglas. Al fin y al cabo, la primera manzana ya salió del árbol, a quién le importa.

Como decía, aquí va lo que voy a contarles. Atentos.

La luna no siempre ha sido lo que ustedes ven. No crean que lleva milenios ahí, de esa forma. Ahora es ese queso redondo, que los dioses devoran hasta dejar media cáscara vacía y luego vuelve a llenarse, para deleite celestial. Pero antes no, señores.

Antes era el juguete preferido de los dioses más pequeños. Una hermosa pelota, que se desinflaba y volvía a inflar cada mes. Una pelota perfecta, lisa, que reflejaba la luz del sol y se volvía brillante, a veces devolviendo el reflejo de la tierra que tenía debajo. La había inflado el mismísimo jefe, allá arriba, para sus preferidos. Además, por alguna razón desconocida, estaba prohibido tocarla cuando llegaba la mitad más oscura de la jornada. Se decía que cosas terribles ocurrían si se descolgaba la pelota brillante del cielo en la noche.

Entre los dioses, pequeños o adultos, por más curiosidad que despertase, nadie se atrevía a desafiar semejantes chismes. Tampoco es que hubiese hecho falta. Es que, como ya sabemos ustedes y yo, ¿qué es lo que siempre ocurre cuando algo no está permitido? Alguien más viene a comprobar lo que en secreto queremos saber.

En esta ocasión, el que vino fue un pequeño gato.

Un felino común, salido de quién sabe dónde. Peludito, de color negro y ojos verdes. Nadie lo notó mientras se acercó al techo de la casa más alta del pueblo humano. Nadie lo escuchó saltar, hasta arañar la superficie de la pelota y caer, para volver a intentarlo una y otra vez. Dicen que algunas lechuzas lo notaron, pero no son conocidas por ser el animal más acusador del universo. Si entre los dioses, alguien más que yo lo pudo ver, lo desconozco.

Lo que importa es que, en un momento, la pelota-luna estaba en el cielo y, al siguiente, aquella bola de pelo negra se la llevaba en la boca a su escondite. Luego, aparecieron otros gatos. Mudo de horror, todo el panteón divino observó al astro ser arrastrado por las calles oscuras, rebotando de un lado a otro, arañado y mordisqueado, hasta que al fin los felinos se olvidaron de él, abollado, arrugado en un rincón de una plaza.

El jefe volvió esa mañana, con terrible resaca. Debía tener unas cuantas historias interesantes, por los rastros de labial en su cuello y la camisa mal abotonada. Pero no había juerga peor que la que nosotros habíamos presenciado. Al final, podíamos tener que presenciar algún desastre más. Nadie quiso hablar primero.

A mí fue al único que preguntó.

—¿Qué ha pasado con pelota-luna? —sonó su voz de trueno. De fondo: la promesa de los peores tormentos según lo que yo respondiese.

No me quedó más que extender mi dedo y señalar al culpable. En aquel momento, el pequeño gato dormía junto a los restos de la desinflada pelota brillante. Sobre el empedrado de aquella plaza, yacían cientos de fragmentos de lo que había sido el capricho perfecto de su Excelencia.

Temí por aquella bola peluda, lo confieso. Sentí verdadera lástima. No sería la primera vez que por una sola noche de juegos se extinguía toda una raza. Que se lo preguntasen a los pobres dodos, que tuvieron el atrevimiento de comer la flor preferida del jefesote.

Así que inspiré profundo y cerré los ojos, esperando que el final no me incluyese también a mí, en calidad de testigo. Entonces, tal vez al saberse observado, el minino despertó.

Temblé un poquito. No voy a mentirles. Vi al jefe ir a su encuentro, todavía con el paso un poco afectado por su propia travesura nocturna. Y el gato negro avanzó, también. Con tanta ligereza, que pasó rozando su lomo contra sus pantorrillas en lo que fueron varios ochos, ida y vuelta, sin ser interrumpido por ninguna tormenta de ira divina.

Sé que todos los que observábamos, desde arriba, sentimos una corriente fría por nuestra espalda. El minino se recostó y mostró su estómago al jefe, en muestra de absoluta insensatez.

No podíamos ver la expresión del jefe desde donde estábamos. No había forma de saber cuál sería el siguiente foco de explosión. El gato seguía frotándose el costado contra sus divinos pantalones.

Finalmente, ocurrió.

Oímos el gemido aterrador.

El sonido fue tan insólito, tan extraño a cualquier otro que hubiésemos oído en toda nuestra existencia inmortal.

El jefesote, de pronto, estaba arrodillado junto al felino, con una mano acariciando ese estómago peludo.

—Ohhh, pero si eres tan hermoso. Te has portado mal, pequeño, ¿eh? —dijo, con su voz convertida en el susurro de la brisa marina, al amanecer.

El gato, a sus pies, recibió las caricias con el motor de su pecho encendido al máximo.

De los dioses pequeños y su juguete perdido, ni recuerdos.

De las terribles consecuencias para los que debían cuidar al astro-pelota, nada de nada.

Pero, eso sí. Los gatos se ganaron un lugar de privilegio en el sector vip del panteón. Y los demás, en festejo por la bienvenida al nuevo favorito del jefesón, recibimos una luna renovada, con funciones totalmente distintas.

Porque nunca más quedará sola, pobre luna. Ahora será parte de las grandes fiestas celestiales. Estará siempre con nosotros, en forma de queso enorme, que podremos ir devorando hasta dejar las cáscaras y recibir una distinta el mes siguiente.

***
Escribí esta historia la semana pasada, para enviarla a un concurso en Instagram, pero se me pasó la fecha y no lo envié. Increíble, pero olvidé mandarlo. En fin, lo dejo por acá, espero que lo disfruten.

También puede interesarte:

13 comentarios

  1. Que lindo cuento , una pena que se te pasara , esta genial , esa imaginación al poder y esa sencillez. ..me ha gustado mucho no,muchísimo ..Gracias guapa por compartirla y espero que si tienes ocasión en otro concurso la puedas mandar ..Besos cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerlo y dejar tu comentario. Me alegra muchísimo que lo hayas disfrutado. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me ha encantado el origen de la luna con sus fases. Ese gatito feliz y juguetón nos hizo un favor inmenso, ahora gozamos de un aluna. como ovillo de queso de los dioses, y nos encanta el efecto sobre las mareas.

    Por los gatos, es espíritu curioso e infantil que les dura toda la vida. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, lo que habrá sido el efecto sobre las mareas cuando no estuvo en el cielo esa luna, jaja. Muchas gracias por pasar a leer y dejarme tu comentario. Un beso.

      Eliminar
  3. ¡Hola, Cyn! Bueno, parece que has realizado un cambio de blog y el tintero con su fantasma se ha transformado en un frasco de historias. ¡Éxitos en esta nueva andadura!
    Un cuento fantástico en todos los sentidos, de esas historias que se leen en un suspiro y que te transportan. Alrededor de la luna y el gato has creado un pequeño mito que explica las fases de la luna y consigues dar un toque divertido con esa escena de los dioses acariciando la tripa del adorable felino. Muy bien escrito con un lenguaje muy apropiado para la historia. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacía ya un tiempo que quería dejar atrás a los fantasmas, en general, jaja. Pensé que podía ser una buena oportunidad de hacer el cambio. Gracias por pasar a leer y dejarme tu comentario, me encanta ver las reacciones de los que pasan por acá. Un abrazo enorme.

      Eliminar
  4. Gracias al gato hoy tenemos luna, una luna en forma de queso. Qué mágico tu cuento y qué bonito. Me ha encantado.

    Y la frase: "El gato, a sus pies, recibió las caricias con el motor de su pecho encendido al máxialmo".

    Un aplauso y un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra muchísimo que te haya gustado la historia. Gracias por pasar. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Muy bueno Cyn, me recuerda algunas historias de la mitología china , como aquel del conejo de jade.
    La Luna al parecer se está alejando de nosotros a 4cm por año. Claro que es un alejamiento tan pequeño que ni nos damos cuenta. Pero en unos cuantos miles de años los eclipses de sol ya no serán como hoy, la Luna ya no tapará íntegramente al Sol. ¿qué pasará cuándo definitivamente se suelte de la atracción de la Tierra y se vaya a rodar por ahí?... Pues no hay buenas noticias según los modelos. Supongo que ni vos, ni yo, ni la humanidad estará aquí para verlo. Quién sabe.

    Todo esto que te dije no es más descabellado que un gato jugando con la Luna.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohh, no lo sabía. A lo mejor la luna ya se cansó de ser el juguete de estos dioses, jaja. Buen dato, o no tan bueno para la humanidad.

      Eliminar
  6. Me ha encantado Cyn, felicidades1,... un bonito cuento sobre nuestra compañera más fiel,... auqnue nuestro amigo Frodo nos haya anunciado que, como todo, nada es eterno.
    ;)

    ResponderEliminar
  7. Bonito cuento te inspiró la luna, yo también la he convertido veces en protagonista de alguno de mis cuentos ( Y sin embargo...). Lástima que se te pasara enviarlo. Pero ya está escrito y la ocasiones aparecen y desaparecen.
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  8. Me gustó ese mito invitado. Me recordó algo de En búsqueda de la ciudad del poniente, de Lovecraft, por la mención de los gatos que saltan de los techos, a la luna. Era un autor con preferencia por los gatos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar